viernes, 24 de abril de 2015


  • Todos los árbitros de Primera y Segunda División superaron con solvencia las pruebas físicas realizadas en Las Rozas.

En lo que respecta a la Liga BBVA, todos los trencillas principales aprobaron los test físicos salvo el navarro Alberto Undiano Mallenco, el aragonés Carlos Clos Gómez y el catalán Xavier Estrada Fernández. Estos tres colegiados no pudieron acudir a Las Rozas porque arbitraron el encuentro que enfrentó este jueves a Dnipro y Brujas en la vuelta de cuartos de final de Europa League. No obstante, Undiano, Clos y Estrada deberán acreditar su condición física la próxima semana. Lo mismo ocurrió con los de Segunda, que todos la superaron.

No tuvieron tanta suerte los árbitros asistentes, que diferentes lesiones privaron a cuatro de ellos de realizar en plenitud la prueba. De hecho, uno de Primera y tres de Segunda División no pudieron finalizar con éxito los controles físicos. Estos cuatro colegiados no podrán volver a participar esta temporada en encuentro oficial. Tendrá que ser la próxima campaña y con la condición de que superen el próximo test, que se realizará en Santander en el mes de julio. El resto  de asistentes de las dos máximas categorías calificaron como apto.

Sánchez Arminio pide "máxima concentración"
Las pruebas físicas se enmarcaron dentro de la convocatoria de tres días que mantuvo a la élite arbitral española en Las Rozas hasta el miércoles. La clausura la ofreció Vitoriano Sánchez Arminio, presidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA), que solicitó "máxima concentración para afrontar con éxito los últimos partidos de la temporada". El objetivo era repasar los aspectos técnicos y analizar las jugadas más relevantes producidas en este tramo de competición. Estas reuniones fueron las últimas del presente curso futbolístico.

Un grupo de árbitros de Primera, durante la prueba // Carmelo Rubio (RFEF)

jueves, 23 de abril de 2015

Alberto Undiano Mallenco dirigirá este jueves el encuentro que enfrenta a Dnipro y Brujas y que corresponde al partido de vuelta de los cuartos de final de la Europa League. El colegiado internacional navarro estará acompañado en las bandas por el vasco Roberto Díaz del Palomar y el valenciano Pau Cebrián Devís.

Como árbitros asistentes adicionales estarán el aragonés Carlos Clos Gómez y el catalán Javier Estrada Fernández. El murciano Raúl Cabañero Martínez ejercerá las funciones de cuarto árbitro. El encuentro se disputará a las 21:05 en el Dnipro Arena de la ciudad ucraniana de Olimpiyskyi.

Undiano Mallenco, en un partido internacional

miércoles, 22 de abril de 2015

Un árbitro asistente fue brutalmente agredido en el partido entre Las Rozas 'B' y Torrelodones CF, de la Primera Regional madrileña. El futbolista del conjunto visitante, Alberto López Martín -'Beto'-, se dirigió a uno de los árbitros asistentes y le propinó dos puñetazos, dejándole herido en el suelo. Acto seguido, el propio jugador le dio una patada en la cabeza lo que le provocó al colegiado un corte ostensible en la boca. Así protestó Alberto una decisión, a su parecer, equivocada y que se produjo en el minuto 93, cuando el partido estaba sentenciado a favor del equipo local (3-1).

El árbitro agredido “se encuentra bien, dentro de los dolores ocasionados por la agresión”, según cuentan desde la RFFM. “No queremos hacer mucha difusión de lo ocurrido. Nosotros no podemos presentarnos como acusación. Es algo entre el árbitro y el agresor, pero el Comité de Competición tomará las medidas oportunas”, aseguran. “Después del partido se dirigió al hospital para realizarle las curas pertinentes. Presentó distintas contusiones y dolor de cabeza, fue atendido y posteriormente dado de alta para ir a hacer la denuncia. Por la noche los dolores intensos volvieron y tuvo que volver a que le atendieran”, explican desde la RFFM. 

Club y entrenador se disculpan
El Torrelodones, club del agresor, expresó en las redes sociales que están a favor de “erradicar cualquier tipo de violencia en los terrenos de juego” y “la baja a Alberto López Martín por su violento comportamiento”. Además, el entrenador del equipo torresano, Borja Fernández-Blanco ha manifestado su “más contundente repulsa a cualquier tipo de violencia como hemos demostrado a lo largo del año, siendo el equipo con menos tarjetas de la Liga”. 

"Aún estoy en shock por lo vivido. No me lo puedo creer. Ayer pasamos un día muy duro”, confesaba. Con respecto al jugador, Borja ha contado que “pude hablar con él después del partido, cuando me llamó. Casi llorando y con todo el arrepentimiento del mundo él tampoco se explicaba lo que le pasó. Nos ha pedido perdón a todos y lo hará las veces que haga falta y a quién haga falta”. 

“A partir de ahora hay que dar la cara, y nosotros tenemos que ayudar al jugador, que es muy joven -22 años- y que esto le tiene que servir para aprender y no volver a actuar de una forma similar. Desde que llegó al club nunca ha tenido ningún comportamiento violento, ni nada parecido. Todo lo contrario”, expresaba el entrenador del Torrelodones CF. “Yo mismo estuve estuve con el árbitro en todo momento y he estado hablando con él por teléfono para interesarme por su estado”, añadía.




martes, 21 de abril de 2015

El árbitro A. M. P., fue agredido por el entrenador de O Val de Preferente, Jesús Pérez Trinidad, una vez acabado el encuentro: "El entrenador se volvió, cuando yo estaba entrando en el túnel de vestuarios, y aprovechando el tumulto de jugadores y técnicos, se abalanzó sobre mí y me propinó tres puñetazos en la cabeza, siendo apartado en ese momento por diferentes jugadores que se encontraban en el lugar y evitando con ello que el citado entrenador pudiera continuar con la agresión", son las palabras literales escritas por el colegiado en el acta del encuentro. 

En el acta del partido, el colegiado gallego relató también que momentos antes el técnico ya había propinado una patada en la parte inferior de la pierna derecha a uno de sus asistentes. El trío arbitral, tras la llegada de la Policía Nacional, abandonó las instalaciones de O Val en ambulancia para ser atendidos en un centro sanitario. 

Todavía en el vestuario, los árbitros recibieron la visita del presidente de O Val, Javier Aneiros, para pedir disculpas por todo lo sucedido. En la mañana de este lunes llamó al técnico para destituirlo: "A veces por desgracia en el fútbol suceden estas cosas. Yo lo lamento y ya he pedido disculpas al trío arbitral. Yo no sé lo que le ha pasado a Jesús, que es una persona seria y sensata, supongo que ha sido una acción puntual, que se le han cruzado los cables. Estamos peleando por la permanencia y son muchos partidos perdidos en el último minuto aunque en este encuentro no se puede decir que perdiéramos por culpa del árbitro". 

Destaca que desde ayer, Jesús Pérez ya no es entrenador de O Val: "Hemos decidido destituirlo, no podemos permitir este tipo de actitudes. Estaba haciendo un gran trabajo pero con nosotros no puede seguir", indica. 

El agresor se disculpa 
Jesús Pérez Trinidad es técnico de 39 años, que lleva siete años entrenando, entre otros equipos a Racing Juvenil, Narón y O Val. En el verano tuvo una oferta para ir a trabajar a Estados Unidos y a Qatar, aunque finalmente se quedó en España: "Me equivoqué y pido perdón a todos, al árbitro, a sus asistentes, a los jugadores de O Val, al presidente, a sus aficionados. Obré mal, yo entré con buenas intenciones, para mediar en una de las muchas trifulcas que hay en el fútbol pero me equivoqué y solté el brazo. Sin embargo, todo se ha exagerado mucho, lo de la policía, la ambulancia... parece el Circo del Sol, un paripé".

Insiste en que está arrepentido aunque lamenta que ahora: "Parece que le di un montón de palos, cuando fue una acción que solo duró tres o cuatro segundos. Me parece una falta de respeto hacia mí", indica. Quiere seguir en el fútbol aunque es consciente de que tendrá una mancha importante en su historial: "Fueron los nervios". "No soy ningún terrorista para tener que dejar el fútbol. Fue un hecho aislado", asegura.

El entrenador -y agresor-, durante el partido // José Pardo (La Voz de Galicia)