martes, 22 de abril de 2014

El jugador del Málaga Nordin Amrabat fue el gran protagonista en el partido que disputó este lunes el conjunto malacitano frente al Villarreal en La Rosaleda, correspondiente a la trigesimocuarta jornada de la Liga BBVA. El futbolista marroquí fue el principal peligro en ataque del Málaga hasta que fue expulsado en el minuto 73 con roja directa por 'ponerle' gafas al árbitro del encuentro.

Y es que el delantero blanquiazul se indignó con el catalán Álvarez Izquierdo por no señalar una supuesta falta a su favor. Tendido en el césped, Amrabat repitió en varias ocasiones la acción de ponerse gafas, gesto que iba dirigido al colegiado catalán porque lo señalaba con el dedo índice. Fue entonces cuando el colegiado, que estaba a escasos metros de él, le expulsó "en un claro gesto despectivo hacia mi persona", redactó Álvarez Izquierdo en el acta.

Entre dos y tres partidos
a la espera de que el Comité de Competición imponga la sanción pertinente por esta desconsideración. No obstante, se prevé que el castigo que reciba Amrabat sea una sanción por dos o tres partidos por "actitudes de menosprecio o desconsideración hacia los árbitros", como así expone el artículo 117 del Código Disciplinario de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Lo que sí es seguro es que el delantero marroquí se perderá como mínimo los partidos ante Getafe y Elche.

Amrabat repitó este gesto en varias ocasiones

lunes, 21 de abril de 2014

Aunque arbitrar parece una tarea fácil, no lo es tanto cuando suceden situaciones de juego que raramente ocurren. Y es que un colegiado debe conocer a la perfección las 'Reglas de Juego' para aplicarlas taxativamente en cuestión de segundos. Pero no siempre es así porque existen multitud de condicionantes en cualquier jugada que varían la decisión final. Algo parecido sucedió el pasado sábado en el encuentro entre Barcelona 'B' y Girona de la Liga Adelante.

El árbitro del partido, el andaluz Santos Pargaña, señaló penalti a favor del Barcelona 'B' tras un derribo del defensa del Girona, Migue, sobre Dongou. Sandro Ramírez, futbolista del filial azulgrana, ejecutó el lanzamiento desde el punto de penalti. El balón golpeó en el poste derecho y el rechace le cayó a los pies al propio jugador que lanzó la pena máxima sin que ningún compañero -ni tampoco ningún rival- tocase la pelota en ningún momento.

El árbitro principal del encuentro no se percató de esta infracción, por lo que el juego continuó con total normalidad durante unos pocos segundos. No obstante, su árbitro asistente número dos, Alfonso Baena Espejo, sí que se dio cuenta de esta falta cometida por el futbolista del Barcelona 'B'. El juez de línea andaluz levantó la bandera para alertar al colegiado mientras volvía a su posición natural en la línea de banda.

Sandro Ramirez lanzó al palo el penalti  //  Foto: 'Sport

¿Qué dice el reglamento?
Las 'Reglas de Juego 2013-2014' explican que la infracción se comete cuando "el ejecutor del tiro toca por segunda vez el balón (excepto con sus manos) antes de que el esférico haya tocado a otro jugador". ¿Y cómo se reanuda esta incidencia de la Regla 14, que versa sobre el tiro penal? El árbitro deberá conceder un tiro libre indirecto al equipo adversario, que se ejecutará desde el lugar donde se cometió la infracción. En el caso de que el futbolista toque el balón por segunda vez con la mano, se reanuda con un tiro libre directo.

video

domingo, 13 de abril de 2014

Más de una docena de aficionados del Algeciras apedrearon el autobús de la primera plantilla después del partido que enfrentó el pasado domingo entre el conjunto algecireño y el Balompédica Linense de Segunda División 'B'. Estos hinchas esperaron la retirada de la Policía Local que escoltaba al equipo visitante para apedrear el vehículo a las afueras de la ciudad. Entre los agresores, se encontraba un árbitro, M.S.V., adscrito a la delegación de Algeciras y que, precisamente, fue agredido hace un par de meses en un partido de categoría cadete por un jugador del Cuesta del Rayo.

Apartado del arbitraje
Juan Carlos Crespo es el delegado arbitral de Algeciras: "Para nosotros es un desprestigio. La Policía se ha puesto en contacto con nosotros y no es un plato de buen gusto saberlo. Tomaremos las medidas oportunas y, de momento, está apartado del arbitraje”. La edad del colegiado -18 años- tampoco va a servir de atenuante con respecto al castigo: “Es muy joven y todo el mundo tiene derecho a una oportunidad. Ahora está hecho polvo, pero tiene que asumir su error, ya no sólo por el acto realizado, sino por lo que representa siendo árbitro y por lo que sufrió hace un par de meses”, concluye.






Fuente: Voz Populi

viernes, 11 de abril de 2014

El Comité de Competición de la Federación de Castilla y León de Fútbol (FCYLF) suspendió el miércoles con dos años sin poder jugar y una multa de 704 euros a Diego A.G. por agredir al árbitro del San Miguel de Olmedo - Viana del pasado sábado de la Primera Provincial Aficionados vallisoletana. El organismo sancionador ha impuesto la pena mínima según el artículo 123 del estatuto: "Se sancionará, con suspensión de dos a cinco años, al que agrediese a un árbitro o asistente".

El colegiado decretó la suspensión del encuentro en el minuto 87 después de que el futbolista del San Miguel Olmedo le propinase un puñetazo en la cara. La agresión vino precedida de una protesta airada por parte del jugador, que se encontraba en el banquillo tras haber sido sustituido previamente. Diego llegó a insultar al trencilla, por lo que fue expulsado. Justo cuando el árbitro llegó a su altura, el jugador le propinó un puñetazo en la nariz. El resultado en el momento de la suspensión era de 0-0.

El agresor pide perdón
Antes incluso de conocer la sanción impuesta por el Comité de Competición, el agresor mostró su arrepentimiento en las redes sociales. "Cometí un error del cual me arrepiento desde el primer momento. Asumo las consecuencias y pagaré por ellas. Es uno de los peores días de mi vida y estoy hundido por ello". La presión que está soportando Diego esta última semana está afectando negativamente a su estado anímico: "El linchamiento público que estoy recibiendo por gente que no estaba allí y que no me conoce me está superando".

El agresor considera de mayor gravedad la presión que está soportando estos días que la propia agresión. "La burbuja paralela que han querido crear sin tener en cuenta que lo mismo hacen más daño del que pude hacer yo me está superando". No obstante, el futbolista agradece encarecidamente las múltiples muestras de apoyo que está recibiendo por parte de sus allegados, a los que lanza un mensaje: "Muchas gracias de corazón a las personas que me está apoyando".

El agresor pide perdón en las redes sociales


PD1: Mensaje del agresor tan sólo una semana antes del incidente: "Unos intentaran ver cualquier cosilla para escribir aquí de robo solo porque sea la moda. Yo...voy a disfrutar del fútbol". ¿Disfrutar del fútbol es pegar al árbitro?

PD2: Respuesta de un amigo del agresor a un mensaje en una red social que pedía pacíficamente que Diego no volviera a jugar nunca tras agredir al árbitro: "Como vuelvas a decir algo de mi amigo te voy a buscar y te voy a partir la boca. Payaso".